La Ciudad Invisible, café-librería de viajes

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escocia, Canadá, Islas Feroe… ¿cuál es el destino de tu próximo viaje? Si  viajar es una de tus pasiones y disfrutas incluso antes de iniciar el propio viaje, La Ciudad Invisible es el sitio perfecto para ti.

Esta cafetería especializada en viajes, situada cerca de la madrileña plaza de Ópera, te ofrece todo lo necesario para que puedas organizar tu próximo destino: estanterías llenas de guías de viaje y libros de distintos lugares del mundo (tanto en venta como para consulta y préstamo), acceso a WiFi gratuito y un espacio acogedor y confortable para que puedas tomar algo mientras planeas tu viaje.

La Ciudad Invisible_Madrid
La Ciudad Invisible

El local, de dos plantas, tiene un bonito mosaico hidráulico, columnas de hierro fundido en color blanco, una mesa comunal en la planta superior, y varios sillones y sofás.

La Ciudad Invisible_Madrid
La Ciudad Invisible

Es un lugar ideal tanto para desayunos y meriendas, comidas y cenas o para tomar un cóctel o una copa.

Para comer y cenar, ofrecen opciones que también ayudan a trasladarte a distintos lugares del mundo: a Grecia con su tzatziki casero con crudités de verduras, a Asia con sus brochetas de pollo en salsa satay, al Líbano con su kofta de ternera, etc.

Todo el café que sirven procede del mercado de comercio justo. Tienen muchas opciones (capuchino, vienés, irlandés, ruso, …) pero si tengo que recomendar uno, es el barraquito, su especialidad, se trata de café expreso con leche condensada, Licor 43, espuma de leche, canela y corteza de limón).

La Ciudad Invisible_Madrid_Barraquito
La Ciudad Invisible: Barraquito

También tienen varios tipos de té e infusiones, y una amplia selección de zumos y batidos. Y si se te antoja algo dulce y casero, te aconsejo que pidas su tarta de queso con fresa, para mí, una de las mejores tartas de queso que puedes comer en Madrid.

La Ciudad Invisible_Madrid_Tarta de queso
La Ciudad Invisible: Tarta de queso con fresa

La Ciudad Invisible es también un espacio donde se organizan charlas, presentaciones y un lugar que acoge exposiciones en las paredes del local. Las exposiciones suelen mantenerlas alrededor de un mes, y las peticiones para poder exponer las gestionan a través de su página web.

Si has viajado por muchos lugares, acumulas varias guías de  viaje y no sabes qué hacer con ella, acércate a La Ciudad Invisible y ¡dónalas! Las pondrán a disposición de los clientes del local para que puedan consultarlas o tomarlas prestadas.

 

Dirección: Calle Costanilla de los Ángeles, 7

Barrio: Sol

Distrito: Centro

Metro: Ópera/ Santo Domingo / Callao / Sol

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Antigüedades y mucho encanto en Café El Parnaso

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Situado en la Plaza de Cascorro, Café el Parnaso es un lugar peculiar. Cruzas la puerta y te recibe Otis Redding sonando de fondo. Das un paso más y tienes la sensación de retroceder en el tiempo, ya no solo por la música, sino por su curiosa decoración, el local está repleto de antigüedades allá donde mires (desde instrumentos de música hasta esquís y raquetas de nieve).

Café El Parnaso_Madrid_Planta superior
Café El Parnaso: Planta superior

Sin duda el espacio, con aire de café antiguo, tiene un encanto especial. Si decides sentarte en uno de sus bancos tapizados de espaldas a sus ventanales, tendrás una visión completa del lugar para no perderte cada uno de sus detalles. Si por el contrario, prefieres sentarte mirando hacia el exterior, podrás ver el centro neurálgico de El Rastro, unos de los rincones más concurridos de Madrid las mañanas de los domingos.

Si visitas Café el Parnaso y ves que están todas las mesas ocupadas, pregunta a su personal si hay sitio abajo (tienen  un salón inferior tipo cueva, más íntimo, pensado para tomar algo).

Café El Parnaso_Madrid_Planta inferior 2
Café El Parnaso: Planta inferior
Café El Parnaso_Madrid_Planta inferior 1
Café El Parnaso: Planta inferior

Respecto a su oferta gastronómica, si bien la carta no es muy extensa, es suficiente tanto para picar algo como para comer o cenar. Tienen opciones para picar, raciones de embutidos y de quesos, ensaladas, canapés, empanadas, varios tipos de lasaña y algunos platos de carne.

Tengo pendiente probar muchas cosas  pero recomiendo los nachos, el canapé de gulas con alioli, la empanada de bacalao con pasas y las costillas con salsa de miel.

Café El Parnaso_Madrid_Nachos
Café El Parnaso: Nachos
Café El Parnaso_Madrid_Costillas a la miel
Café El Parnaso: Costillas a la miel

Si prefieres tomar algo, tienen zumos naturales, batidos y cócteles. Recomiendo el cóctel margarita, lo preparan muy rico y a un precio más que correcto.

Café El Parnaso_Madrid_Margarita
Café El Parnaso: Margarita

Por último, una mención al dueño de Café El Parnaso y a su trato agradable, siempre atento para que todo esté bien y te sientas como en casa, en este sitio tan auténtico y acogedor.

¿A qué esperas por descubrirlo tú mismo?

 

Dirección: Plaza de Cascorro, 4

Barrio: Embajadores

Distrito: Centro

Metro: La Latina / Tirso de Molina / Lavapiés

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Maricastaña, muy buena opción en el corazón de Malasaña

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Hacía mucho tiempo que quería comer en Maricastaña. Descubrí el local hace varios años, llevaría entonces pocos meses abierto, una noche que entré a tomar una caña mientras hacía tiempo para ver una función en el Teatro Lara, que está justo en frente del restaurante.

Maricastaña_Madrid_Fachada
Maricastaña

En aquel momento, la primera impresión que me llevé fue muy positiva (local bonito y personal  agradable).

Maricastaña_Madrid_Interior
Maricastaña

Desde aquel día, han sido varias las cañas que me he tomado allí y también varias las veces que he ido a merendar, ya que sobre la barra de Maricastaña podrás encontrar  tartas caseras (carrot cake, cheese cake, …),  a cuál más deliciosa, que van variando según el día.

Maricastaña_Madrid_Tartas caseras
Maricastaña: Tartas caseras

Y si como yo, eres un amante de las infusiones, puedes acompañar un pedazo de sus tartas caseras, con una infusión orgánica, entre la amplia selección que ofrecen. Si pides la carta de infusiones, te sorprenderá que en lugar de traértela, lo que te traigan sea una bandeja con todas las infusiones que tienen para que seas tú mismo el que escojas la que te apetezca.

Maricastaña_Madrid_Infusión orgánica
Maricastaña: Infusiones orgánicas

Hace unas semanas me quité la espinita que tenía clavada por no haber ido nunca a comer o cenar a Maricastaña, y reservé mesa en su planta baja, muy acogedora e íntima, por cierto, para comer con unos amigos.

Maricastaña_Madrid_Planta baja

Echamos un vistazo a la carta de Maricastaña y como todo tenía pintaza, decidimos pedir varios platos y compartirlos, así podíamos probar varias cosas.

La presentación de los platos es muy cuidada y los platos que probamos riquísimos. Si tuviese que escoger sólo 4 de los que probamos, me quedaría con estos:

Maricastaña_Madrid_Croquetas de rabo de toro con su jugo
Maricastaña: Croquetas de rabo de toro con su jugo
Maricastaña_Madrid_Rollitos Vietnamitas de verdura con mango, rúcula y salsa ponzu
Maricastaña: Rollitos Vietnamitas de verdura con mango, rúcula y salsa ponzu
Maricastaña_Madrid_Quesadillas de alcachofas, portobello, tomate seco y albahaca
Maricastaña: Quesadillas de alcachofas, portobello, tomate seco y albahaca
Maricastaña_Madrid_Durum de cordero con salsa de yogur y hierbabuena
Maricastaña: Durum de cordero con salsa de yogur y hierbabuena

De postre pedimos cheese cake, carrot cake y lo que más nos sorprendió a todos, Maceta Maricastaña.

El postre consiste en una maceta que lleva en el interior helado de vainilla y sobre el helado, galleta Oreo machacada, simulando la tierra de la maceta, y con una hoja de hierbabuena decorando. Viene con 4 cuencos con diferentes toppings (fresas, lacasitos, nueces caramelizadas y chocolate fundido). Te lo traen todo sobre una bandeja de madera y tienes recipientes individuales para que cada uno se sirva a su gusto.

Maricastaña_Madrid_Maceta Maricastaña
Maricastaña: Maceta Maricastaña

Fue un postre muy original y rico, se lo comentamos a la camarera y nos dijo «pues si os ha gustado, tenéis que probar la tarta de chocolate casera». Claro, estábamos como para salir rodando, así que decidimos  que lo mejor era probarla otro día.

Si aún no conoces este local en pleno corazón de Malasaña, estás tardando en ir a visitarlo, bien sea para desayunar, todos los días sirven desayunos (tienen los clásicos y desayunos Maricastaña) y los sábados, domingos y festivos, además, ofrecen la opción de brunch; para comer /cenar a la carta (los mediodías, de lunes a viernes, sirven un menú diario que puedes consultar en su perfil de Facebook) o para tomar una copa.

Maricastaña_Madrid_Barra

 

Dirección: Calle Corredera Baja de San Pablo, 12

Barrio: Universidad

Distrito: Centro

Metro: Callao / Gran Vía / Santo Domingo / Noviciado / Tribunal

 

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Domingos de vermut en el Mercado de la Cebada

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El Barrio de La Latina es una de las zonas con más vida que puedes encontrar un domingo en Madrid. Es sinónimo de vermut, cañeo y tapeo. Puedes encontrar una oferta gastronómica muy variada en sus bares, restaurantes y tabernas (unos más modernos y otros más castizos), pero si hay un sitio, diferente, donde tomar el aperitivo, ese es el Mercado de la Cebada.

Mercado de la Cebada
Mercado de la Cebada

Y es que en este mercado de abastos, uno de los más grandes de Madrid, desde hace unos meses, el primer domingo de cada mes de 11h a 17h, puedes degustar productos de primera calidad a la vez que disfrutas del trato cercano de los comerciantes de cada puesto.

Mercado de la Cebada

La oferta es variada, puedes encontrar desde los más clásicos (boquerones en vinagre, mejillones en vinagreta, pulpo cocido, gambas cocidas, mejillones y cigalas a la plancha, etc.) hasta otros productos más vanguardistas como el ceviche y el shashimi, así que hay para propuestas para todos los gustos.

Mercado de la Cebada

Todos estos bocados puedes acompañarlos de una buena copa de vino, de los distintos tipos que ofrecen en el Mercado de la Cebada o una cerveza bien fresquita recién sacada de un cubo de hielo. ¡Nada mejor para calmar el apetito y la sed!

Mercado de la Cebada

Y así, de puesto a puesto, y de delicia a delicia, puedes acabar el primer domingo de cada mes tras un paseo por El Rastro. ¿Qué puede haber más castizo que este plan?

Mercado de la Cebada
Mercado de la Cebada

Una buenas noticia: Para todos aquellos que no queráis esperar al primer domingo de cada mes, el mercado también ofrece sus jornadas de degustación todos los sábados de 15h a 18h.

 

Dirección: Plaza de la Cebada, s/n

Barrio: Palacio

Distrito: Centro

Metro: La Latina / Tirso de Molina

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Callos a la madrileña en Bodegas Ricla

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

A 3 minutos de la Plaza Mayor de Madrid, se encuentra Bodegas Ricla, una auténtica taberna castiza en el centro con más de 100 años de antigüedad (fundada en 1867) en la que puedes disfrutar de unos deliciosos callos a la madrileña.

Acabamos allí por casualidad, un domingo en el que fue imposible encontrar mesa en una taberna conocida muy cercana. Como las tripas nos rugían, optamos por hacer lo más inteligente en estos casos: ¡preguntar a la camarera! La muchacha no dudó ni un minuto, a pesar de hablar de la competencia: “¿Para callos a la madrileña? Bodegas Ricla”.

¡Menudo descubrimiento!

Tanto en la fachada como en el interior del local, predomina el color verde en la madera.

Fachada Bodegas Ricla Madrid
Fachada Bodegas Ricla

El establecimiento es muy pequeño y se respira un aire castizo. Las paredes de Bodegas Ricla están decoradas con botellas de vino, barriles y fotos antiguas.

Interior Bodegas Ricla Madrid
Interior Bodegas Ricla

Es la típica taberna para tapear y comer algo de pie, ya que apenas tiene algún taburete y una estrecha barra de madera en una de las paredes, para poder apoyar lo que estés tomando.

Mientras mi amiga esperaba en la barra de madera, me hice un hueco entre la gente hasta llegar a uno de los dos mostradores que tiene el local, que por cierto están cubiertos de azulejos. Pedí dos vermut, sirven dos medidas (chiquito y vaso), y una ración de callos a la madrileña.

Vermut Bodegas Ricla Madrid
Vermut Bodegas Ricla

Nos pusieron además dos rebanadas de pan con salchichón y una cesta con pan acompañando los callos a la madrileña. Y cómo estaban esos callos… ¡riquísimos y con un punto picante!

Callos a la madrileña Bodegas Ricla Madrid
Callos a la madrileña Bodegas Ricla

Además de los callos, otras especialidades de Bodegas Ricla son el bacalao en aceite, los boquerones en vinagre, la cecina de León y el queso cabrales a la sidra… a maridar con una buena selección de vinos –que anuncian y van cambiando periódicamente en sus pizarras–. También ofrecen aperitivos en conserva, como berberechos, mejillones, etc., todos de muy buena calidad.

Interior Bodegas Ricla Madrid
Interior Bodegas Ricla

Con tantas cosas que nos quedaron por probar en Bodegas Ricla, no tendré más remedio que volver.

 

Dirección: Calle Cuchilleros, 6

Barrio: Sol

Distrito: Centro

Metro: Sol / Tirso de Molina / Ópera

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Un chai latte y algo dulce en Cafelito

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Acabamos nuestra ruta por Tapapiés 2017 y unos amigos propusieron ir a una cafetería que no conocía y quedaba muy cerca: Cafelito.

Me llamó la atención la fachada del lugar, con porticones antiguos de madera que separaban la zona de acceso al interior del local de una zona Take Away en la que unos chicos estaban siendo atendidos.

cafelito_madrid_fachada
Fachada de Cafelito

El local es un espacio acogedor, y al entrar, vimos que estaban todas las mesas ocupadas pero tuvimos suerte y en ese momento dejaron una de las mesas libres.

cafelito_madrid_entrada
Cafelito entrada

En su carta puedes encontrar cafés (no son los típicos que encuentras en otras cafeterías), tés, infusiones ecológicas, cócteles, otras clases de bebidas, tostadas y dulces.

cafelito_madrid_pizarra
Cafelito

La chica que nos atendió fue súper maja, era su segundo día y nos atendió muy bien.

Pedimos tres cafés dobles expresso, un chai latte, y tres tartas caseras (zanahoria, manzana y guinness) para compartir entre cuatro. También unos vasos de agua, ya que estábamos muertos de sed.

Nos trajeron tres vasos con agua y el cuarto recipiente, en lugar de un vaso, fue una botellita de vidrio de cuello ancho. Al primer sorbo de agua noté un gusto peculiar, a cardamomo, y es que en Cafelito, aromatizan el agua que van a servir a sus clientes.

La presentación del chai latte, muy original, sobre una bonita tabla de madera una tetera de latón donde infusionaba el chai latte con trozos de canela y rodajas de jengibre, una taza, un recipiente pequeño para colocar el filtro con el poso del chai latte, y lo más curioso, unos relojes de arena para iniciar una cuenta atrás y controlar el tiempo de infusionado.

cafelito_madrid_chai_latte
Chai latte

Las tartas caseras, servidas en platitos tipo vajilla antigua, no decepcionaron, la que más me gustó fue la de guinness y me quedé con las ganas de probar la de chocolate y pera que justo se les había acabado así que tendré un buen motivo para volver.

Cuando vas a pagar te dan una tarjeta con casillas que te van sellando con cada consumición y cuando la completas, te invitan a un café.

En resumen, es de visita obligada pasarse por esta cafetería de Lavapiés situada en la calle Sombrerete, número 20.

cafelito_madrid_tarjeta_fidelidad_1
Tarjeta de fidelidad

 

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Descubre el Parque del Oeste

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Parque del Oeste
Parque del Oeste

Si aún no conoces el Parque del Oeste, te invito a que descubras el primer parque público que se creó en Madrid. Es uno de los pulmones verdes de la capital y tiene una superficie de unas 100 hectáreas, ¡140 veces el tamaño del Bernabéu!

Cuando lo visites, seguramente te pase como a mí y opines que es uno de los parques con más encanto de Madrid, te atrapará  su belleza y tranquilidad.

Algo que me llamó la atención la primera vez que fui al Parque del Oeste, fueron los característicos desniveles que forman  sus zonas verdes y que tiene una amplia  variedad de árboles. Todo esto lo convierte en el lugar idóneo para que desconectes del bullicio de Madrid, te pierdas por sus rincones, disfrutes de un largo paseo o simplemente te tumbes a leer un buen libro.

Uno de los secretos que esconde el Parque del Oeste es la Rosaleda, visita obligada durante el mes de mayo, de la que te hablaré más adelante en otro post.

En uno de los extremos del parque encontrarás el Temblo de Debod. ¿Una anécdota? Es originario del antiguo Egipto y  fue un regalo de Egipto a España en compensación por la ayuda española para salvar los templos de  Abu Simbel, en peligro desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán.

Desde el Templo de Debod  hay una bonita vista a la Catedral de la Almudena y además podrás contemplar uno de los mejores atardeceres de Madrid. Aprovecha  el lugar para hacerte una de tus mejores selfies y compartirla con los tuyos.

Y si quieres saber más sobre el Parque del Oeste, te animo a que lo descubras tu mism@, seguro que no te decepcionará.

Comparte el post en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter